jueves, 21 de agosto de 2014

La Masonería Mirandina Fuentes para su estudio Eloy Reverón

Han existido muchas confusiones al tratar el tema de las logias, porque existen muchas masonerías y normalmente la gente no identifica a cuál de ellas se refiere alguien cuando habla de masonería.
Imagen de un Miranda diferente a la que
acuñaron los mantuanos resentidos
por haber influido en la radicalización
de la crisis de autoridad de
Fernando VII 1808 1912

Uno de estos casos lo constituye la llamada logia Lautaro o Gran Reunión Americana supuestamente vinculada a una logia matriz londinense llamada Gran Reunión Americana detrás de la cual estaba el proyecto de la vida de Francisco de Miranda (1750 1816) al inicio de su peregrinar después de su rompimiento forzado por circunstancias políticas a su regreso a La Habana proveniente de una misión en Jamaica, donde tuvo que huir por como consecuencia de una infundada acusación donde implicaban a su jefe, el general Juan Manuel de Cajigal, quien le ofreciera su apoyo económico y político para protegerlo en su huida a Estados Unidos. A partir de allí comienza a pulular en su mente el proyecto de la independencia de las colonias españolas en América. Proyecto por el cual lo he llamado Gran Arquitecto de la Emancipación las colonias españolas en América, aunque la guerra por la independencia que él defendió no se hubiese realizado conforme al proyecto liberador original.

La idea mirandiana de las logias Lautaro desarrollada por Bernardo O´Higgins (1778 1842), se ha vinculado con la llamada Gran Reunión Americana, eco de una documento conocido como el Acta de París (1793). A la organización de ese proyecto se le identificó como logias Lautaro, logias políticas cuyo secreto del primer grado consistía en el trabajo por la independencia americana; el secreto del segundo consistía en un juramento de fe democrática consistente en no reconocer otro gobierno que el elegido por libre y espontánea voluntad de los pueblos. Una sociedad secreta con fines políticos cuyas finalidades y propósitos no guardan relación de semejanza con las logias masónicas.

Poco se ha podido estudiar del rol magisterial de la relación establecida en Londres entre Francisco de Miranda y  Simón Bolívar. Sabemos que Andrés Bello y Luis López Méndez se quedaron en Londres y que Miranda encomendó a su librero porque sabía que era masón y tenía experiencia ordenando gente mara organizar la Sociedad Patriótica. Leleaux le había vendido libro sobre masonería. Hasta aquí tenemos noticias de lo masónico como motivación e inspiración de Francisco de Miranda para ordenar discretamente sus redes de conspiración. Pero de allí a encontrar pruebas positivas del ingreso o participación de Francisco de Miranda en la Masonería, no guarda siquiera sincronía con la creación del Rito Escocés (1802-1808) con los escasos 8 o 14 años que le quedarían de vida a Miranda entonces. Ahora veremos la idea de masonería que germinó en Venezuela como consecuencia del llamado proceso de Independencia o ruptura política y jurídica del nexo colonial con España, hecho que comenzó a manifestarse en las fuentes hemerográficas a partir de 1838 y documentalmente en los años cuarenta con algunos documentos dispersos, pero históricamente sustentables y con continuidad cronológica existen en Venezuela archivos conservados en la Biblioteca Nacional de Venezuela bajo los cuidados de los especialistas en conservación del patrimonio histórico nacional.

De la vinculación de Miranda con la Masonería, es un tema que ningún investigador que tenga noción sobre el tema de la historia de la masonería se ocupa de eso. Como dijo el investigador masón británico Seal Coon, no le resta ni le agrega nada a Miranda haber o no pertenecido a la Orden. Tampoco la Orden se va a desencantar por ello. Miranda representa el prototipo del héroe que visualizaron los creadores del culto.

Cristo no era cristiano, mi Marx marxista. Ser mirandiano significa admirar una vida y una obra, y ponerla en práctica. La Colombeia sería en este caso el evangelio.  

No hay comentarios: